AÑOS 1964 - 1968



El Rev. Luis M. Ortiz dejó a cargo de la obra al Pastor Lamboy de Puerto Rico. Pasado unos meses, se instaló al Pastor Ventura Ayala, dominicano, quien adoptó las normas del Movimiento y estuvo desde 1964-1968.

Desde sus inicios hubo un despertar glorioso; de todas partes venían a la enramada para vigilar, orar y recibir el bautismo en el Espíritu Santo. Íbamos a predicar a algunos lugares que hoy están ubicados dentro del área metropolitana, pero para ese tiempo nos tomábamos horas para llegar (Palavé, Batey Bienvenido y otros).  Para este tiempo se unió a la Obra la adolescente Nurys Mejía, joven emprendedora, trabajadora y de buen testimonio, quien trabajó por muchos años como promotora y vendedora de Biblias.

Su lealtad y entrega a la Obra han quedado demostradas en situaciones difíciles, apegándose siempre a los principios bíblicos que enarbola esta Obra. Su hogar y familia han estado al servicio de la misión y de los misioneros que nos han visitado a lo largo de todos estos años. Su casa ha sido un albergue, un mesón, el lugar más visitado por los predicadores, oficiales internacionales, supervisores nacionales, recibiendo todos, las más finas atenciones, de una manera completamente desinteresada, solo por amor al Señor, a su Obra y a los hermanos en la fe. 

Actualmente es pastora junto a su esposo, (quien ha fungido como oficial, y cuyo carácter es adornado por la firmeza, criterio acabado, verticalidad, apego a las normas más altas de la ética y un mensaje claro, directo y certero), el Rvdo. Tomás Noboa, de la iglesia más grande de la misión, ubicada en la provincia Santo Domingo. La Pastora Nurys Mejía ha sido oficial por muchos años y actualmente es la que más tiempo ha ocupado en esa responsabilidad.